BLOG

CUIDADOS GENERALES

 

Hay relojes que, por sus características técnicas, son capaces de acompañarnos durante toda la vida, marcando la hora en el día a día, pero también en los momentos más especiales. Para garantizar una vida duradera de nuestros relojes con el fin de que sigan luciendo espléndidos en nuestra muñeca por muchos años más, debemos seguir una serie de consejos con cuidados básicos para un reloj.

1. Evita llevar un reloj junto a pulseras o brazaletes metálicos que puedan rayar el reloj o afectar al brillo del mismo.

2. Cepilla periódicamente de forma suave tanto la caja con la corona bien cerrada como el brazalete. Puedes utilizar una sencilla solución de agua y jabón, aclararla a continuación con agua, y secarlo con un tejido suave. De esta manera, conservarás a la perfección el brillo y las características estéticas del reloj. En caso de correas de piel, evita que entren en contacto con agua, con sustancias grasas o con cosméticos así como una exposición muy prolongada al sol para evitar el desgaste o la pérdida de color.

3. Realiza los cambios de pila de los relojes con movimiento de cuarzo en centros oficiales con servicio de post ventas. De esta manera, los técnicos especialistas sustituirán las juntas de origen.

4. No dejes puesta una pila gastada en el interior del reloj. Recuerda que la oxidación de los componentes de la batería puede llegar a estropear los circuitos de la maquinaria del reloj.

5. Evita someter los relojes a temperaturas extremas y a cambios bruscos.

6. Intenta mantener tu reloj fuera del alcance de fuentes magnéticas, ya que estos pueden influir en el movimiento del reloj.

7. No duermas con el reloj puesto. Así evitarás un desgaste innecesario del brazalete.

8. Evita someter al reloj a las vibraciones que puede sufrir practicando deportes como el tenis.

9. Tras bañarte con tu reloj en el mar o en una piscina, límpialo con un trapo con agua dulce para retirar restos de sal o del cloro.

10. Realiza controles periódicos para comprobar la hermeticidad de tu reloj cada dos años, o cada año si practicas deportes en contacto con el agua.

11. Limpia tu reloj con un paño suave. Para mantener tu reloj en buenas condiciones de funcionamiento, limpia tu reloj y la correa con regularidad. Si tu reloj no es resistente al agua, usa un paño seco y suave para limpiar la caja y la correa para eliminar la suciedad excesiva.  Si tu reloj es resistente al agua, puedes limpiarlo con un paño húmedo. 

12. Evita el contacto con productos químicos. Exponer el reloj a productos químicos como jabón, detergentes, cosméticos y perfumes puede dañar la correa o la caja del reloj. Espera hasta que las cremas o el perfume se sequen completamente en tu piel antes de ponerte el reloj. Además, la exposición prolongada a la luz solar directa puede provocar la decoloración del reloj, por lo tanto, evita el contacto prolongado a la luz solar.  

Si la correa de tu reloj sufre un daño irreparable, puedes reemplazarla fácilmente sin tener que comprar un reloj nuevo.

13. Mantén tu reloj en buen estado. Lo ideal es hacer un mantenimiento del reloj mecánico cada dos años, mientras que un reloj de cuarzo se puede reparar cada tres años. Además, reemplaza la pila gastada lo antes posible para evitar el riesgo de fugas que pueden causar daños graves a tu reloj. 

Pero recuerda…  Nunca abras el reloj!! Tu reloj está hecho de muchos componentes individuales, diseñados con precisión. Funciona las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Sin duda merece una gran atención. Al abrir el reloj puedes exponerlo al polvo, a la suciedad y a otras partículas que pueden introducirse en el mecanismo. También puede afectar a la resistencia al agua del reloj. Lo mejor es dejar esto en manos de nuestros especiales en Supershop.

14. Evita los arañazos. Es solo cuestión de tiempo antes que tu reloj o correa muestre algún arañazo. Para evitar esto, quítate el reloj durante actividades que podrían arañarlo.

Además, no lleves pulseras en la misma muñeca que el reloj.  Las joyas pueden rayar los laterales o el cristal del reloj.

Y ten cuidado, ¡no dejes caer tu reloj al suelo! Además de posibles arañazos, una caída inesperada puede dañar el cristal, la carcasa  y los componentes internos.

15. Guarda tu reloj correctamente. Cuando no estés usando tu reloj, guárdalo apropiadamente.

Para evitar la humedad y el polvo, usa la caja y el embalaje original o guárdalo en una caja que contenga otros relojes.

Si estas guardando los relojes en una caja para relojes, asegúrate de que esté separado uno de otros para evitar el desgaste causado por la fricción.Además, no guarde sus relojes boca abajo.

Ahora que estás preparado para cuidar de tu reloj, es probable que sea la hora para empezar un nuevo viaje con un nuevo reloj. Puedes encontrar diferentes tipos de relojes, adecuados para cada bolsillo, en SUPERSHOP

En caso de necesitar un servicio técnico para reparar o poner a punto tu reloj, recuerda que en SUPERSHOP tenemos un servicio que cuenta con tecnología de vanguardia y maquinaria especializada para garantizar el servicio de post venta adecuado de los relojes de las firmas que representamos. Nuestros técnicos expertos en relojería realizarán todo el proceso de diagnóstico, mantenimiento y reparación con repuestos originales, revisando por completo los mecanismos, cajas y brazaletes de una forma meticulosa y profesional para conseguir su acabado original y unos niveles de calidad y fiabilidad adecuados a las especificaciones funcionales originales de cada modelo.

 

 

RELOJES AUTOMATICOS 

El reloj automático es un complemento muy personal y exclusivo que distingue y marca la diferencia. Una pequeña maravilla de la técnica que se mueve gracias a la interacción con la persona que lo lleva: un balanceo, un movimiento de muñeca, un apretón de manos, un abrazo… es lo que hace que alcance el movimiento perpetuo.

Los relojes automáticos son piezas complejas que se realizan de manera artesanal, siguiendo antiguas tradiciones relojeras. Son creados con pasión y tiempo por hábiles artesanos relojeros.

¿Cómo funciona un reloj automático?

La fuente de energía de un reloj automático es el resorte, que se enrolla automáticamente mediante un sistema mecánico que incluye una masa oscilante. Dicha masa sustituye la cuerda manual y funciona gracias a los movimientos de la muñeca, manteniendo así el mecanismo del reloj en marcha sin necesidad de darle cuerda o utilizar pilas.

Debido a su diseño artesanal, un reloj automático no tiene la misma precisión que un reloj de cuarzo. Una oscilación de varios segundos al día se considera normal.

¿Tengo que dar cuerda a mi reloj todos los días?

No. Si tu reloj es de movimiento automático, no es necesario darle cuerda si lo usas a diario. Cuando vayas a utilizarlo por primera vez o después de no haberlo utilizado durante un tiempo (el reloj tiene una reserva de marcha de 36 horas) debes darle cuerda de manera manual girando diez veces la corona.

¿Es bueno mantener el reloj siempre en marcha?

Si. Para mantener la marcha y preservar las características del movimiento automático, el reloj no debe detenerse por un período largo de tiempo, incluso si no lo usas.

¿Qué es la reserva de marcha?

Es el tiempo durante el cual un reloj continúa funcionando antes de que se tenga que dar cuerda de nuevo. Los relojes automáticos suelen disponer de una reserva de marcha de 36 horas según el modelo.

¿Qué garantía tiene mi reloj?

Nuestros relojes tienen garantía de dos años a partir de la fecha de compra.

Todo relojes automaticos garantizamos que estos relojes están realizados con materiales de alta calidad. Antes de salir de la fábrica, cada reloj es sometido a estrictos controles de calidad. Sin embargo, no se pueden excluir totalmente posibles defectos del material. Si en contra de nuestras expectativas tu reloj presentara algún desperfecto contemplado en la garantía, ponte en contacto con nosotros dentro de los 36 meses posteriores a la fecha de compra. La garantía no cubre las correas, juntas y piezas de desgaste. Asimismo queda excluida cualquier responsabilidad por daños indirectos o colaterales

Quedan excluidos de la garantía:

Los daños por golpes, abolladuras, impactos y aplastamientos

Los daños por uso inapropiado o abusivo

Las consecuencias debidas al desgaste y el envejecimiento normal del reloj

Interferencia de personas o relojeros no autorizados

¿Qué cuidados he de tener con mi reloj?

Limpia regularmente tu reloj, especialmente cuando ha estado en contacto con el agua del mar o la arena. Limpia bien la caja bajo el chorro de agua con un cepillo de dientes. Utiliza un paño suave para secarlo y eliminar las huellas dactilares del cristal o de las partes metálicas.

ATENCIÓN: Para evitar arañazos en el cristal, elimina primero la arena y las partículas gruesas.

El cuero es un producto natural y, aunque nuestras correas están hechas en cuero de alta calidad, debes tener cuidado de que no se moje.

Los cambios de temperatura podrían llegar a producir condensación en el interior del cristal, pero las funciones del reloj no deberían verse afectadas. Si al cabo de un período largo de tiempo la condensación no desapareciera, debes de recurrir al servicio técnico.

No deberías exponer tu reloj a fuertes campos magnéticos ya que la precisión puede verse afectada. Campos magnéticos como los emitidos por los electrodomésticos, TV o equipos de música no son perjudiciales.

Los productos químicos, disolventes y gases pueden perjudicar tu reloj. El contacto con la gasolina, pegamentos, disolventes o colorantes pueden dañar la caja del reloj, el cierre, la pulsera u otros componentes.

Cómo darle cuerda a mi reloj ?

Con suavidad, siempre con suavidad. Si acercas el oido al reloj, oiras como el sonido varia de un reloj a otro. En los automaticos es mas agudo, como un zumbido y los manuales es mas un clack clack mas audible.

El problema, una vez establecido el lema suavidad es...hasta el tope.

Aunque tengo todos automáticos, me gusta darles cuerda. Es verdad que cada mecanismo tiene su propio tacto. Han dicho por aquí que darle cuerda a un Lange es una pura delicia, pero debe ser algo parecido a remontar un JLC, que eso si lo he probado. Suave como si movieras la corona en vacío, pero ves la reserva de marcha subiendo... Totalmente distinto del IWC, que es mucho más áspero y duro. Resumiendo: dar cuerda muy despacito, recreándote en ello, y parar en cuando notes que se endurece el giro de la corona. Tampoco te obsesiones con eso. Es muy difícil pasar de cuerda a un reloj moderno hasta el punto de estropearlo. Más cuidado si se trata de un vintage.

 

 

  • Los relojes automáticos se cargan automáticamente gracias a los movimientos de la muñeca. Si su reloj se detiene o si no lo lleva durante periodos lo suficientemente prolongados, deberá dar cuerda a la máquina manualmente girando la corona hacia delante y hacia atrás varias veces.
  • Un reloj automático es, básicamente, un reloj mecánico que tiene la capacidad de darse cuerda a sí mismo con el movimiento del brazo del usuario, por lo que hace innecesaria la operación manual de dar cuerda. Esto es posible gracias a un rotor que gira alrededor de un pivote, que, mediante la oscilación (Instalación del brazo en movimiento) actúa sobre el mecanismo de carga del muelle. Cada mecanismo se denomina “calibre”: de la precisión de la construcción depende de una buena funcionalidad y por tanto la mayor precisión. En el caso de los relojes de cuerda automática, el resorte está constantemente con la misma tensión y, como consecuencia proporciona una salida de fuerza constante para el movimiento.Aparte de una precisión más alta, los relojes automáticos tienen la ventaja de ser mucho más propensos a la estanqueidad contra el polvo y la humedad: el hecho de no tener que dar cuerda al mecanismo diariamente a través de la corona, permite mantener la calidad sellos y por lo tanto proteger el reloj de los agentes externos.
  • Para mantener su precisión (entre -2 y +20 segundos al día), los movimientos mecánicos necesitan someterse a mantenimiento y comprobaciones de manera periódica. Además, los movimientos mecánicos son mucho más sensibles que los movimientos de cuarzo a numerosos parámetros como la gravedad, los golpes, el magnetismo y las variaciones de temperatura. Por ello, recomendamos que realicen el Mantenimiento cada tres años.
  • Si posee un reloj automático, asegúrese de llevarlo entre 8 y 10 horas diarias para que la cuerda se cargue completamente.
  • Completamente cargado el reloj tendrá una reserva de marcha de 24 horas en promedio, lo que garantiza su funcionamiento continuo.
  • Mantenga su reloj funcionando constantemente. No es bueno que esté detenido por mucho tiempo ya que podría atascarse.
  • La carga automática del movimiento es generado por los movimientos de la muñeca del usuario y  está directamente relacionada con la actividad del usuario, 10-12 horas de uso son suficientes para generar una reserva de marcha y asegurarse de que el reloj sigua funcionando durante toda la noche. Por lo tanto, el reloj debe ser usado 10-12 horas por día (la actividad diaria normal). Si el reloj no se usa lo suficiente (no el tiempo suficiente o sin suficiente movimiento de la muñeca) o en forma irregular (no todos los días), la reserva de energía no será suficiente y  requerirá una carga adicional en forma manual con la cuerda.Gire manualmente la corona 15/20 veces para desarrollar una reserva de energía suficiente y para asegurar la exactitud del reloj. Este sencillo procedimiento se debe seguir al recibir un nuevo reloj automático y también se puede aplicar para un reloj que no está funcionando o que no fue usado de forma regular / diaria.Tenga en cuenta que es un error común considerar que simplemente agitando un reloj automático, produce suficiente movimiento para que el reloj mantenga la hora exacta.  Este procedimiento no será suficiente para cargarlo ni para establecer una reserva de marcha, lo que provocará que su reloj se detenga o no de la hora exacta.
  • Si debiera permanecer fuera de la muñeca por algunos días, se puede cargar manualmente. Cargue el movimiento girando la corona en sentido horario alrededor de 15/20 vueltas completas. Cierre la corona de nuevo. En el caso de una corona a rosca, desenrosque la corona girando la corona a la izquierda. Para bloquear una corona atornillada, presione la corona en la caja y gire hacia la derecha hasta que esté firmemente atornillado en su lugar. Esto ayuda a mantener los componentes del movimiento bien lubricados.
  • Un reloj automático tradicional se compone de alrededor de 130 piezas montadas en las tres partes principales, que son la fuente de energía, las partes que regulan y el display. El número de partes componentes es mucho mayor en los llamadosrelojes complicados (fecha, las fases de la luna, mano retrógrada, etc.).

 

COMO CUIDAR UN RELOJ AUTOMATICO

Normas básicas para alargar la vida de un Reloj Automático. 

- Nunca mueva las agujas hacia atrás para poner el reloj en hora. Si lo hace puede dañar el mecanismo de la fecha.

- Dar cuerda tranquilamente utilizando la manera más confortable para cada uno. No hay unmétodo mejor que otro. Y parar cuando se aprecie que hay una lógica resistencia, al final, dar media vuelta en sentido contrario.

- En un calibre automático: dar cuerda para que inicie la marcha y que su reserva no esté demasiado baja al principio.

- Siempre dar cuerda al reloj antes de cambiar la hora, nunca cambiar la hora cuando la reserva de marcha está agotada.

- Al remontar manualmente la cuerda de un calibre automático, debe hacerse despacio, pues si se hace deprisa pueden sufrir daños los dientes de alguna rueda de transmisión. Esto es debido a la enorme desmultiplicación que existe en el rodaje para posibilitar que el rotor, por su propio peso,pueda tensar el muelle real. Es por esa desmultiplicación por la que al girar la corona rápidamente, algunas ruedas girarán a una velocidad muy elevada.

- No debe cambiarse, el mes ni la fase lunar entre las nueve de la noche y las tres de la madrugada. Especialmente en relojes con complicaciones como los calendarios anuales o perpetuos.

- Verificar la estanqueidad del reloj cada año si se usa para nadar o para hacer submarinismo.

- Evitar usar el reloj en saunas, playas y otros entornos calurosos. El exceso de temperatura puede hacer que se llegue a evaporar el lubricante del mecanismo.

- Lleve el reloj a revisar y que cambien los sellos y juntas cada cuatro o cinco años. Las juntas de goma se gastan y pierden efectividad con el tiempo. Hay que lubricar el reloj para reducir desgastes por rozamiento.

-No lleve el reloj mientras practica deportes como tenis, golf u otros que produzcan impactos. Forzar el mecanismo al dar cuerda o golpear el reloj causará una disminución de su precisión y fiabilidad.

-Después de bañarse en el mar aclare el reloj con agua del grifo y déjelo en remojo durante 30 minutos. El agua salada puede causar graves problemas si no se toman las debidas precauciones.

-El valor de estanqueidad del reloj se mide en condiciones ideales y disminuye con el paso del tiempo. Para obtener una medida práctica, quite un cero y multiplique por dos el valor de fábrica. Por ejemplo, si pone 100 metros, no lo sumerja mas allá de 20 (10 x 2).

-No acerque el reloj a campos magnéticos fuertes como los que generan los altavoces o los escáneres de los aeropuertos. Los campos magnéticos pueden alterar la precisión del reloj al imantar piezas del movimiento. Las máquinas de rayos X no producen este problema.

-No ponga el reloj en hora ni le de cuerda mientras lo lleves puesto. Puede torcer la corona o forzar la tija de remontuar, posibilitando la entrada de suciedad al mecanismo.

-Si no usa el reloj asiduamente, asegúrese de darle cuerda al menos una vez al mes. Así conseguirá que el lubricante se distribuya correctamente por todos los puntos de giro del reloj.

- Para limpiarlo: utilice medios análogos a los que usamos para las gafas.